Causa o consecuencia

***

No es noble la rebelión por sí misma, sino por lo que exige

Albert Camus

***


Más de 3000 orangotanes ya reciben mis emails

Suscríbete a la Niusleta de Joseo20.

Yo sí mando spam. Cuando tengo que vender, vendo. El resto de tiempo envío emails con temas que considero interesantes.

Hablo de todo lo que me sale de los cojones, no sólo de marketing o negocios. Hay política, filosofía y otras gilipolleces.

Es probable que después de leerla me odies.

Incluye orangotanes.

[optin_subs title=»» descr=»» legal=»Acepto la Política de Privacidad.
Recojo estos datos a través de ORANGOTALIA, S.L.U., para que puedas recibir mis emails. La base de legitimación es tu consentimiento. No cedo tus datos. Los tendré hasta que me digas que los borre. Para ejercitar tus derechos de protección de datos, escríbeme a contacto@joseo20.com o consúltalo con mi abogado (el que tengo aquí colgado).» ID=»3″]

Y nadie se sacrifica sin una razón de peso.

El otro día estaba charlando por tuiter sobre el tema de marras, el de la familia, y surgió, como siempre surge, lo de que no es posible tener hijos porque estamos mu mal económicamente y es imposible pagarse un piso y demás.

Lo de siempre.

Y se me pasó por la mente lo siguiente: ¿Y si la falta de hijos no es consecuencia de la situación económica sino su causa?

O, al menos, algo que se retroalimenta.

Amenazar a tu jefe jurando por tus hijos puede ponerle los huevos por corbata. Pero para jurar por tus hijos es condición necesaria tener hijos.

¿Hasta qué punto la falta de hijos no conduce al empeoramiento de las condiciones laborales, puesto que no tienes razón para asumir los riesgos de luchar por mejorarlas?

Es más fácil tragar sapos si no tienes unos hijos que vayan a pasar hambre por ello.

Más allá: ¿Hasta qué punto la política cada vez más degradada y las políticas cada vez más liberticidas no son consecuencia de no tener hijos a los que legar el país?

Es más fácil tragar sapos si te sabes el último que va a tener que tragarlos.

Más allá todavía: ¿Hasta qué punto todo lo anterior no tiene que ver no sólo con la falta de chiquillos, sino con la falta de estructuras sociales y tejido civil ajeno al Estado y a la empresa?

Es más fácil tragar sapos si nadie te lo va a echar en cara.

Lo dicho sobre los hijos y la empresa me parece que tiene sentido. Pero también lo tiene que si mañana el Estado expropia las Iglesias sólo pueda ser porque no hay una comunidad católica fuerte que impida que eso sea siquiera planteable.

Hay varias niusletas en las que hablo de estas cosas. Fragmentación del poder y Arkhé y Kratos, por ejemplo. Supongo que es parte de mi cada vez más evidente deriva hacia lo rancio (en su tercera acepción, espero).

¿Cómo se suicida una sociedad? ¿Adquiere ideas autodestructivas y ello conduce a no tener chiquillos o deja de tener chiquillos y ello conduce a tener ideas autodestructivas?

Ya está. No tengo mucho más que decir.

Alguien desarrollará más esto si lo considera interesante.


Más de 3000 orangotanes ya reciben mis emails

Suscríbete a la Niusleta de Joseo20.

Yo sí mando spam. Cuando tengo que vender, vendo. El resto de tiempo envío emails con temas que considero interesantes.

Hablo de todo lo que me sale de los cojones, no sólo de marketing o negocios. Hay política, filosofía y otras gilipolleces.

Es probable que después de leerla me odies.

Incluye orangotanes.

[optin_subs title=»» descr=»» legal=»Acepto la Política de Privacidad.
Recojo estos datos a través de ORANGOTALIA, S.L.U., para que puedas recibir mis emails. La base de legitimación es tu consentimiento. No cedo tus datos. Los tendré hasta que me digas que los borre. Para ejercitar tus derechos de protección de datos, escríbeme a contacto@joseo20.com o consúltalo con mi abogado (el que tengo aquí colgado).» ID=»3″]

Deja un comentario